2022-02-14
La imagen es ilustrativa.

Letonia, Lituania y Estonia solicitaron a la OSCE que se reunieran con Belarús y otras partes interesadas en el marco del Documento de Viena. Exigieron que Belarús facilitara más información sobre sus ejercicios militares conjuntos a gran escala con Rusia, que habían comenzado el 10 de febrero de 2022. El 9 de febrero, los tres Estados bálticos pidieron explicaciones a Belarús explicara el despliegue inusual y no planificado de tropas para ejercicios en Belarús, el uso de equipo militar y el regreso previsto de las tropas a sus lugares de despliegue permanente. El 11 de febrero Belarús respondió a la solicitud, pero Letonia, Lituania y Estonia la consideraron insatisfactoria.

Una solicitud similar envió Ucrania en relación con Rusia. Se suponía que las reuniones del Documento de Viena tendrían lugar el 14 y el 15 de febrero de 2022, respectivamente, pero Belarús no facilitó ninguna información, y Rusia se negó a participar.

Francia en nombre de la Unión Europea instó que Belarús asegurara la total transparencia de sus actividades militares y las de las Fuerzas Armadas rusas en su territorio cerca de Ucrania. La ministra de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, en su declaración ha señaladoque la negativa de Rusia a participar en el proceso de la OSCE demuestra su desprecio por los compromisos que ha firmado voluntariamente.

El Documento de Viena 2011 sobre Medidas de Fomento de la Confianza y la Seguridad establece que los países se informan mutuamente de las actividades militares si intervienen 9.000 o más efectivos, incluidas las tropas de apoyo. Según el documento, un estado participante de la OSCE que tenga inquietudes sobre unas actividades militares inusuales tiene derecho a solicitar una aclaración.