2022-02-26
Tractor ruso destruido cerca de Kharkov, 26/02/2022. Foto de Andrei Marienko/Unian.

El periodista Dmitry Gurnevich ha publicado una respuesta razonada a quienes culpan indiscriminadamente a la nación belarusa de complicidad en el ataque de Putin a Ucrania. Presentamos sus argumentos de forma abreviada.

En Belarús no ha habido un gobierno legítimo desde al menos noviembre de 2020. En Belarús gobierna un régimen títere pro-Moscú que ya no tiene ningún poder de decisión. La gran mayoría de la población belarusa está en contra de este régimen títere. Así lo demostraron las protestas de 2020, las más grandes que Europa ha visto en décadas. Los belarusos fueron asesinados, golpeados y torturados. Hay más de mil personas en las cárceles, y unas 50 mil han sufrido represiones.

La protesta fracasó porque Putin apoyó a Lukashenka y se convirtió en su única garantía. Después de eso, en el país comenzó un régimen de terror similar a la década de 1930 (en la URSS, aclaración de Voice of Belarus). Te pueden meter en la cárcel por dar un «me gusta», por un comentario, por una palabra descuidada. Las estructuras de poder persiguen cualquier disidencia, incluso han prohibido las organizaciones de ornitólogos y de protección de animales porque hay personas que están en contra del régimen dentro de las mismas. Cada día hay gente siendo arrestada y sufriendo abusos en Belarús. En una atmósfera como esta, lleva mucho tiempo organizar una resistencia efectiva. Pero la labor continúa.

Belarús está bajo el yugo de la ocupación. Si el gobierno es ilegítimo, entonces nadie tenía derecho a dejar que los rusos pasaran por Belarús. Putin ha invadido Belarús. Pero permite que Lukashenka se llame a sí mismo presidente de una Belarús independiente.
Los belarusos no solo se preocupan por Ucrania y rezan por ella. Los belarusos están recolectando dinero para los refugiados, el ejército ucraniano; los belarusos incluso sirven en el ejército ucraniano. Una de las primeras personas en morir en el Maidan fue un belaruso, muchos murieron por Ucrania en la guerra.

Los belarusos con cabeza y conciencia saben que no podremos existir sin una Ucrania libre.