2022-03-09
Centro de detención temporal. Imagen de archivo.

Más de 800 personas fueron detenidas en Belarús el 27 de febrero de 2022 por participar en acciones contra la guerra. La mayoría de ellas fueron condenadas a 15 días de arresto.

Un residente de Minsk fue puesto en custodia incluso antes del referéndum. Le contó a Radio Svaboda lo que presenció estos días en el centro de detención.

Antón (nombre cambiado por razones de seguridad) fue detenido el 17 de febrero por publicar «cosas extremistas» en las redes sociales. Los programadores que también fueron detenidos preventivamente antes del referéndum, supuestamente por «conducta desordenada», estaban en la celda con él. Fueron detenidos siguiendo el mismo patrón: se les invitó a una «conversación» con el agente de policía del distrito, donde se redactó un informe por «conducta desordenada» y se les envió a un centro de detención. Entre 10 y 16 personas fueron retenidas en una celda para cuatro, se les quitaron los colchones y la ropa de cama, y por la noche se les despertaba para pasar lista.

El 27 de febrero, cuando se produjeron protestas masivas contra la guerra en Belarús, muchas personas fueron llevadas a los centros de detención. Ese día los guardias habituales desaparecieron y la policía antidisturbios empezó a dirigirlo todo. Desde el pasillo se podían escuchar terribles gritos, sonidos de golpes. La gente fue golpeada por no poder mantener la postura forzada por la policía. Ponían a veinte personas en celdas para cuatro. Un hombre gravemente golpeado acabó en la celda de Antón. GUBOPIK le maltrató porque se había negado a ser filmado en un vídeo «de arrepentimiento».