2021-08-05
El 63% de los anuncios en los canales de televisión estatales belarusos lo compran las corporaciones europeas y estadounidenses.

Dos de los tres videos publicitarios transmitidos por la televisión estatal belarusa se emiten a beneficio de grandes corporaciones de Europa y Estados Unidos. Lo confirma el análisis de la organización de derechos humanos germano-suiza Libereco.

Casi dos tercios (63%) de los 874 videos publicitarios transmitidos durante una semana en horario de máxima audiencia en los canales estatales belarusos eran de empresas occidentales. Las publicidades se emiten inmediatamente antes, después y durante los programas políticos y de noticias cuyo formato es, obviamente, propagandístico.

El líder absoluto es Procter & Gamble (EE. UU., 100 videos). Le siguen Nestlé (Suiza, 79), Mars (EE. UU., 44), Henkel (Alemania, 43), Colgate-Palmolive (EE. UU., 37), Sandoz (Suiza, 35), Coca-Cola (EE. UU., 35), PepsiCo ( EE. UU., 33), Dr. Theiss Naturwaren (Alemania, 32) y Mondelez International (29, EE. UU.). Se proyectaron un total de 82 comerciales de Carlsberg (Dinamarca), L’Oréal y Sanofi (ambos de Francia), Dolorgiet (Alemania), GlaxoSmithKline (Reino Unido), Śnieżka (Polonia) y Gedeon Richter (Hungría).

Libereco llamó a todas las empresas de la UE, EE. UU., Suiza y Gran Bretaña que dejaran de emitir anuncios publicitarios en los canales de televisión estatales belarusos y, así poner fin al apoyo financiero para el régimen de Lukashenka.

«El régimen de Lukashenka lleva un año aterrorizando a su propio pueblo, cada director de relaciones públicas debería saberlo. Es escandaloso que las marcas globales, como Procter & Gamble, Mars, Henkel, Coca-Cola o PepsiCo, sigan promocionándose en gran volumen en los canales de propaganda del dictador. Las empresas, obviamente, solo se preocupan por sus ganancias, la situación catastrófica en el campo de los derechos humanos en Belarús no les molesta nada», dijo el presidente de la sucursal alemana de Libereco Marco Fiber. Acusó a las corporaciones occidentales de «bancarrota moral».