2021-06-18

Hace un mes a la oficina de TUT.BY acudieron agentes del Departamento de Investigación Financiera. Los propietarios y los empleados fueron detenidos y se abrió un proceso penal. Hoy se ha conocido que el Ministerio del Interior de Belarús exige que se reconozcan como extremistas los materiales de este medio, así como sus publicaciones en las redes sociales. El 3 de junio de 2021, el organismo envió la instancia correspondiente al Juzgado del distrito Tsentralny de Minsk, y el juicio se llevará a cabo el 24 de junio.

TUT.BY considera que si el tribunal dicta esta sentencia, esto afectará mucho a los lectores del portal también. Durante los 20 años de su existencia, millones de personas han compartido sus publicaciones, por ejemplo, en redes sociales o en foros. Si estas publicaciones no se eliminan, las pueden reconocer como distribución de materiales extremistas, porque siguen siendo accesibles en Internet, incluso si se publicaron hace 10 años. Por lo tanto, prácticamente cualquier lector puede ser condenado en cualquier momento.

Además, el reconocimiento de TUT.BY como extremista es una gran amenaza para la mayoría de los demás medios y sitios web del país, que a menudo copiaban o citaban los materiales del portal. Incluso los medios de comunicación estatales se remitían a TUT.BY, la prensa y las cadenas de televisión incluidas. Cualquiera que esté involucrado en esto puede ser condenado por distribuir material extremista, y los medios de comunicación indeseables, cerrados.

Desde el comienzo de las protestas en agosto de 2020 en Belarús, los periodistas se han enfrentado a una fuerte presión de las autoridades: son golpeados, detenidos, se incoan procesos penales contra ellos y se les deniega la acreditación, incluidos los representantes de los medios de comunicación extranjeros. El ministro de Asuntos Exteriores de Belarús, Uladzimir Makei, ha contado por qué se le denegó la acreditación a los periodistas de TASS en Minsk, que antes habían trabajado en el país durante mucho tiempo. Lo ha explicado alegando el hecho de que no cumplen con los requisitos para periodistas extranjeros en Belarús.