2021-08-16
Marcha por la Libertad. 16 de agosto de 2020.

Hace un año, el 16 de agosto de 2020, tuvieron lugar las protestas masivas en muchas ciudades belarusas. Los manifestantes pacíficos exigieron el cese de la violencia, la dimisión de Lukashenka y nuevas elecciones.

En Minsk, la Marcha por la Libertad se convirtió en la mayor acción de protesta de la historia de Belarús, en ella participaron de 200 a 500 mil personas. La gente se reunió cerca de la Estela, donde hacía unos días los agentes de fuerzas de seguridad habían lanzado granadas y habían disparado. El estado de ánimo de todos era muy positivo, gente venía en familias con hijos pequeños, personas desconocidas se abrazaban y cantaban, voluntarios traían agua. Las banderas ondeaban en el aire, la gente tenía esperanzas reales de los cambios tan esperados.

Entonces, la miembro de la Sede Unida, Maria Kalesnikava, que ahora está siendo juzgada a puerta cerrada y se enfrenta a una pena de hasta doce años de prisión, se dirigió a los belarusos con un discurso.

Hoy en día, muchos belarusos en las redes sociales han recordado el 16 de agosto de 2020, el día en que todos vieron por primera vez cuántas personas en el país quierían cambios: «A veces debemos recordarnos a nosotros mismos: toda esta gente maravillosa no ha desaparecido. Está cansada y enfadada, tal vez. Pero no ha desaparecido».