2021-06-14
A los presos que cumplen las condenas de privación de libertad en régimen abierto no se les permite que se tumben de 6:00 a 22:00, solo pueden sentarse en un taburete.

Muchos presos políticos (15–20%) están ahora condenados a privación de libertad en régimen abierto. Uno de los presos políticos ha contado cómo es la vida real cuando uno cumple condena de privación de libertad en régimen abierto.

Los presos viven en edificios similares a los albergues (el alojamiento se paga), están bajo supervisión y deben seguir el ordenamiento interno y trabajar en una determinada empresa; por lo general, es un trabajo duro e insalubre. La gente se ve obligada a trabajar 12 horas, 6 días a la semana, por un salario inferior al de los trabajadores ordinarios. No pueden renunciar.

A los presos políticos, cualquiera que sea su comportamiento, les inscriben en registros preventivos como personas propensas al extremismo y otras actividades destructivas, y se les asignan identificaciones amarillas. Los que llevan etiquetas amarillas deben presentarse en la jefatura cada hora y a la vez nombrar su apellido y decir en voz alta que son propensos al extremismo y acciones destructivas. Ni siquiera pueden salir a buscar medicinas sin estar acompañados por los agentes. La administración usa esta norma para ejercer presión adicional sobre los presos políticos.