2021-11-02
Yahor Martsinovich

El servicio ruso de la BBC, a través de una cadena de intermediarios, pudo entrevistar al Director Editorial de Nasha Niva, Yahor Martsinovich, que se encuentra en prisión. Los defensores de derechos humanos lo reconocieron como preso político.

Yahor Martsinovich fue detenido por primera vez al principio de las protestas masivas en Belarús, la noche del 11 de agosto de 2020, cuando regresaba a casa después de una manifestación, que cubrió como periodista. Estuvo detenido varios días sin cargos e incluso sin formalizar los trámites correspondientes, y el 13 de agosto fue puesto en libertad.

El 20 de agosto de 2020, el periódico más antiguo de Belarús fue bloqueado por una decisión de las autoridades, pero la redacción logró que esta decisión se revocara. Casi un año después, el 8 de julio de 2021, Martsinovich y otros tres empleados de la redacción fueron detenidos por los agentes de las fuerzas de seguridad (el jefe del departamento de publicidad, Andrei Skurko, permanece detenido hasta ahora). Al principio fueron acusados de organizar protestas ilegales y el sitio web de Nasha Niva fue bloqueado nuevamente.

«Después de que las autoridades aniquilaran TUT.by, el medio de comunicación en línea más importante del país, quedó claro que vendrían a por todos», comenta Yahor Martsinovich. «¿Que si ha habido alguna señal de que nos atacarán específicamente a nosotros? No, es solo que todo explotaba a nuestro alrededor. Pero seguíamos trabajando de manera especialmente legal, no debíamos tener miedo en nuestro país».

Como resultado, Yahor Martsinovich no fue acusado por cargos políticos, sino económicos: de causar perjuicios materiales. Ni siquiera se intentó aportar credibilidad a la acusación.

«Simplemente estoy encerrado por venganza a causa de mis actividades profesionales», dice. «Lo más difícil es entender que estás perdiendo el tiempo que podrías aprovechar. Y también se hace difícil saber de que esta situación está agotando a nuestros familiares».

Martsinovich dice que Nasha Niva, de acuerdo con sus principios, operaba en el marco de la ley y respetaba las leyes. «Porque nuestra tarea — la existencia de un medio diario en idioma belaruso — es más importante que cualquier riesgo. Nasha Niva siempre tuvo problemas con la publicación y distribución: nos echaron de los quioscos, se prohibió a las imprentas imprimir nuestros ejemplares. Este fue el impulso para el desarrollo del sitio web. Es por eso que los medios independientes son mucho más potentes que los medios en línea progubernamentales. Las autoridades simplemente no saben cómo trabajar en Internet».

Ahora, el Director Editorial de Nasha Niva continúa en el centro de detención preventiva en la calle Valadarsky en Minsk. En su último mensaje corto, dijo que él y otras 19 personas ahora están detenidos en un sótano sin ventanas, donde solo hay una pequeña abertura debajo del techo para ventilación. Martsinovich escribió que se estaba asfixiando y que aún no podía responder a las cartas en detalle.