2021-06-11
Colonia penal masculina en Belarús.

Un ex prisionero de la colonia correccional n. 17 de Shklou, en la que falleció el prisionero político Vitold Ashurak, contó sobre el horror que está sucediendo allí.

En los últimos años, las palizas a los presos se han convertido en algo habitual. Sobre todo golpean a los que terminan en una celda de castigo por incumplimiento de las reglas o son trasladados a un régimen penitenciario.

A los presos que llegan a la colonia desde la cárcel les ponen una bolsa negra en la cabeza justo en el puesto de control y los llevan esposados al segundo piso, donde los agentes los golpean.

Todos los presos políticos son incluidos en registros preventivos y tratados con más dureza que los demás. En particular, algunos al llegar a la colonia son obligados a cantar el himno y los golpean por negarse a hacerlo.

Los condenados tienen derechos solo formalmente, pero en la práctica no los tienen. Si lo desea, la administración de la colonia puede privar al condenado de todo: correspondencia, derecho de apelación, reuniones con familiares, reuniones con un abogado, etc., y ni la fiscalía ni el tribunal se pondrán del lado del condenado.