2021-08-26
Víctima de las protestas en Belarús. Agosto de 2020.

En agosto de 2020, después de las elecciones presidenciales manipuladas en Belarús, cientos de miles de personas acudieron a protestas pacíficas, miles fueron arrestados y golpeados brutalmente por los agentes del orden; los hechos de tortura fueron registrados por los médicos y voluntarios de organizaciones de derechos humanos.

En mayo de 2021 se presentó ante la Fiscalía Federal de Alemania una demanda sobre las crímenes de lesa humanidad en nombre de 10 personas que habían sido torturadas en Belarús. Anteriormente, se han presentado y se están examinando similares demandas bajo jurisdicción universal en Lituania. También en Polonia se está llevando a cabo una investigación de acuerdo con la demanda de dos ciudadanos polacos.

Y hoy el Comité de Investigación de Belarús se ha negado a incoar actuaciones judiciales de acuerdo a las denuncias de los ciudadanos que sufrieron la brutalidad de las fuerzas del orden durante las detenciones en protestas pacíficas en agosto de 2020 y en los lugares de privación de libertad. Según el Comité, la presentación de estas demandas es de «naturaleza controlada».

680 personas presentaron demandas para realizar una inspección de los hechos de «actuaciones presuntamente ilícitas por parte de agentes de los órganos del interior». El Comité afirma que el uso de fuerza física y equipos especiales por parte de los agentes para la represión de delitos se llevó a cabo en conformidad con los requisitos de la Ley «Sobre los órganos del Interior» y otros actos reglamentarios de Belarús, y los medios y métodos que eligieron fueron proporcionales y «se usaron con la intención de causar el menor daño posible en la evolución de la situación». Según el departamento, los ciudadanos recibieron sus heridas «en lugares donde se llevaban a cabo manifestaciones masivas no autorizadas y disturbios».

Mientras tanto, un examen independiente confirmó que la voz en las cintas presentadas por la iniciativa BYPOL, en las que se ordenó a las fuerzas de seguridad aplicar las medidas más severas a los manifestantes, pertenece al ex jefe del Ministerio del Interior de Belarús, Yury Karaieu. En una de las grabaciones de audio, Karaieu llamó a los belarusos «estúpidos», «de mente estrecha», «filisteos gordos» y «perras». Allí mismo, instó a buscar a los que amenazan a los agentes del orden: «dejadlo todo, hallad a ese monstruo, ¡y matadlo!». En otra grabación de audio Karaieu llama a Siarhei Tsikhanouski «un monstruo» y lamenta que fuera encarcelado demasiado tarde: «Si no hay ningún artículo penal para él, tenemos que inventarlo y meterlo en la cárcel de por vida. ¡Que se quede allí! ¡Que se muera allí!»

En respuesta a la negativa a iniciar el caso penal, los Ciberpartisanos informaron sobre el hackeo de la base de datos del Comité de Investigación. «Nadie escapará de su responsabilidad», dicen los ciberpartisanos.