2022-03-17
Sviatlana Tsikhanouskaya en una reunión de diplomáticos en Ginebra. Foto: tsikhanouskaya.org

La líder nacional de Belarús, Sviatlana Tsikhanouskaya, se reunió en Ginebra con los embajadores de la UE, Estados Unidos, Reino Unido, México y otros países. Tsikhanouskaya pidió apoyo para la continuación del mandato especial de la ONU sobre Belarús y la adopción de resoluciones contra el régimen.

Tsikhanouskaya también hizo un llamamiento a los embajadores ante la ONU para que:

–  reconozcan Belarús como un país de facto temporalmente ocupado por Rusia;

–  lleven a Lukashenka ante un tribunal en relación con la guerra en Ucrania;

– reaccionen a las torturas en las cárceles belarusas y a las condiciones de detención de presos políticos;

– apoyen el trabajo de una plataforma internacional para reunir pruebas de los crímenes del régimen.

Todas las delegaciones con las que se reunió Tsikhanouskaya en Suiza aseguraron que separaban Belarús del régimen de Lukashenka y que harían todo lo posible para apoyar a la sociedad civil y al movimiento contra la guerra. También se habló de las posibilidades de luchar contra la discriminación de los belarusos, incluidos los que se han visto obligados a abandonar su país y Ucrania.

Ese mismo día, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU presentó un informe sobre la situación en Belarús, que recogía pruebas de los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen. El informe podría dar lugar a la apertura de nuevos casos de jurisdicción universal e investigaciones internacionales en toda Europa.