2021-07-14
Así es como se ven las oficinas de las organizaciones públicas después de haber sido registradas.

El 14 de julio de 2021 se produjo otra ola de registros y detenciones de periodistas, activistas y defensores de los derechos humanos en toda Belarús. Más de una docena de organizaciones fueron reprimidas. Entre ellas figuran las siguientes:

  • BEROC: un centro de investigación académica independiente, líder en el campo de investigaciones económicas en Belarús. Funciona desde 2008.
  • BNF, El Frente Popular Bielorruso: uno de los partidos más antiguos de Belarús, creado por Zianon Pazniak, funciona desde 1988. Su líder, Ryhor Kastusiou, de 64 años, fue arrestado el 12 de abril de 2021, su estado de salud se deterioró drásticamente en prisión y se sospecha que podría tener cáncer.
  • HumanConstanta: una organización de derechos humanos de Belarús que se dedica a la protección de los derechos humanos y la lucha contra la discriminación. Funciona desde 2016.
  • El Comité de Helsinki de Belarús: una organización no gubernamental que se dedica a la protección de los derechos humanos. Establecida por el Centro PEN de Belarús. Funciona desde 1995.
  • La Asociación de Periodistas Belarusos: una organización pública no gubernamental, fuente autorizada de información sobre los medios de comunicación en Belarús. Funciona desde 1995.
  • IMENA[NOMBRES]: una plataforma de medios benéfica sin ánimo de lucro que ayuda a desarrollar proyectos sociales importantes para la sociedad y el país. Funciona desde 2016.

En toda Belarús detuvieron a muchos empleados del centro de derechos humanos«Viasna» [Primavera – N. del T.]. El jefe del centro, Ales Bialatski, fue detenido en el marco de un caso penal. El Centro de Derechos Humanos «Viasna» es una organización no gubernamental de derechos humanos que monitorea y recopila información sobre las violaciones de derechos humanos y las libertades en Belarús. Funciona desde 1996.

La Unión Europea previno a las autoridades belarusas sobre las consecuencias del ataque de hoy contra las organizaciones públicas y de derechos humanos. Y la organización internacional de derechos humanos Amnistía Internacional llamó a la comunidad internacional a responder a la ola de registros en Belarús.

La embajadora de Estados Unidos en Belarús, Julie Fisher, expresó la opinión de que la campaña del régimen de Lukashenka para criminalizar a las voces independientes, los defensores de derechos humanos y la sociedad civil es la razón del aislamiento internacional de Belarús.