2022-03-16
Yauheni Yushkevich. Imagen: nashaniva.com

En los últimos dos años, ha aumentado el control sobre los agentes de seguridad en Belarús para evitar que apoyen el movimiento democrático. El pasado mes de mayo, más de 80 agentes de seguridad que apoyaron de alguna manera la protesta política en Belarús fueron privados de sus rangos militares y especiales. El Centro de Derechos Humanos Viasna tiene conocimiento de al menos 17 hechos de su persecución, que en la mayoría de los casos es de naturaleza puramente política.

Yauheni Yushkevich es un exinvestigador que renunció en 2017 y en 2020 inició el proyecto bychange.me para ayudar a dar formación y reciclar a las personas que perdieron sus trabajos por motivos políticos. Esta es la segunda vez que Yushkevich está en prisión preventiva, lleva 10 meses. Está acusado de preparar un acto de terrorismo y participar en disturbios masivos.

Aliaksei Siankou es teniente coronel de justicia y trabajó en el Comité de Investigación desde 2012 hasta 2021. El 5 de julio de 2021 fue detenido directamente en su lugar de trabajo. Fue condenado a dos años en una colonia penal por «acciones que violan gravemente el orden público». Su hermano Yuri Siankou, quien fue sentenciado a 3 años de prisión, tenía fotos de sus hermanos en una acción de protesta, lo que sirvió como motivo de su detención.

Yauhen Babak es un antiguo fiscal adjunto del distrito de Pershamaiski de Minsk. Inició una inspección de las personas con uniforme de la policía de tráfico que golpearon a los motoristas en la noche del 11 de agosto de 2020. La inspección no dio resultados y se abrió una causa penal contra el propio Babak. Está en prisión preventiva desde el 11 de junio de 2021.

Dzianis Urad es un antiguo oficial de comunicaciones del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. Según los medios de comunicación progubernamentales, Urad fotografió una carta secreta del ministro del Interior al ministro de Defensa y transmitió los datos a uno de los canales de Telegram de la oposición. Fue condenado por traición a 18 años en una prisión de alta seguridad.

Aliaksei Khralovich es un antiguo teniente coronel del KGB. Fue detenido por transmitir conversaciones de audio de la secretaria de prensa de Lukashenka, Natallia Eismant, con varios funcionarios. Está acusado en virtud del artículo de alta traición. Aliaksei se enfrenta a una pena de entre 10 y 20 años de prisión.