2021-06-15
Aterrizaje forzoso del avión de Ryanair.

Según el director de Ryanair, Michael O’Leary, el aterrizaje forzoso de un avión de Ryanair con la utilización de un avión militar Mikoyan MiG el 23 de mayo de 2021 en Belarús fue una violación deliberada de todas las normas de la aviación internacional. El avión fue obligado a aterrizar basándose en una falsa amenaza de que en él había un bomba para arrestar a un miembro de la oposición belarusa, Raman Pratasevich.

Los controladores belarusos de tráfico aéreo dijeron a la tripulación que habían recibido «una amenaza real de que si el avión entra en el espacio aéreo lituano o intenta aterrizar en el aeropuerto de Vilna, una bomba explotará a bordo». Al mismo tiempo, el comandante pidió sin éxito comunicarse con el centro de operaciones de Ryanair en Varsovia.

Después del aterrizaje, varias personas desconocidas con cámaras de vídeo entraron en la cabina e intentaron obligar a la tripulación a decir en un vídeo que se había dirigido a Minsk voluntariamente, pero la tripulación se negó a hacerlo. «Era un ambiente muy peligroso y hostil», dijo el comandante del avión. También dijo que cuando el avión despegó nuevamente, a bordo faltaban cinco pasajeros. Se trataba de Raman Pratasevich, su acompañante, la ciudadana rusa Sofia Sapega, y tres «personas no identificadas», muy probablemente oficiales del KGB.

En una reunión del Comité de Transporte del Parlamento británico, O’Leary acogió con entusiasmo las duras sanciones a corto plazo contra Belarús, que había permitido, según él, «la piratería financiada por el estado», pero destacó que, en el futuro, el cielo debería ser libre.